Los tres puntos más importantes a tener en cuenta si querés abordar ESI en la infancia

Los tres puntos más importantes a tener en cuenta si querés abordar ESI en la infancia

En la entrada anterior hablamos de la primera infancia, es decir de esos años que van del nacimiento hasta más o menos los 3 o 4 años de edad.

¿ Pero qué debemos tener en cuenta cuando ya son un poco más grandes? ¿ Qué temáticas son vitales en el abordaje de la ESI en la etapa de la escuela primaria?

Sin dejar de tomar en cuenta también lo que hablamos en esa entrada, es decir, revisar nuestro lugar de adultos y cómo vemos o no a las infancias, te propongo tres grandes ejes que no podés dejar de abordar:

El primero tiene que ver con la mayor autonomía. Uno de los ítems de la Convención de los derechos de las infancias, habla justamente de la promoción de una autonomía progresiva, o el aprendizaje, en cada etapa, de todo aquello que les permita constituirse en sujetos de derechos.

Y si lo miramos desde la ESI, esta autonomía se puede traducir en hablarles de los cambios que se producen a lo largo de su crecimiento. Conocer desde por qué se les caen los dientes a partir de los 6 años hasta qué es una polución nocturna a los 9 / 10 años. Saber nombrar , por ejemplo, sus genitales con los nombres científicos y no con aquellos eufemismos que no hacen más que sostener, quizás sin quererlo, que la sexualidad es algo a ocultar detrás de nombres ficticios.

Apropiarse de estos saberes no sólo incrementa sus conocimientos, sino que les da el poder sobre su propio cuerpo. De esta manera, no sólo les ayudará a prevenir situaciones de abuso sino también poder decir qué les gusta y qué no , poner límite a todo aquello que les desagrade e identificar lo que les da placer.

El segundo punto importante es acompañarles en el crecimiento, pero no acelerarles ese desarrollo. ¿A qué me refiero? El mundo actual ha convertido a niñes y adolescentes en consumidores, sencillamente porque el mercado los ha identificado como clientes potenciales. Esto, muchas veces, acelera decisiones, formas de vestir y hasta festejos. Por ejemplo: ¿es necesario que un cumpleaños de chicos de 10 años incluya bola de espejos, baile y luces como si fuera un boliche?  ¿O que en un viaje de egresados de primaria todas las noches se vayan a dormir a la madrugada luego de haber ido a bailar? Estoy segura que no.  Como adultos podemos acompañar el crecimiento sin llevarlos a etapas que ya llegarán…

Y finalmente, el tercer punto que te propongo es hablar de sexualidad con naturalidad. No esperar a “la charla”, sino estar disponibles para escuchar sus preguntas, re preguntar cuando no estamos seguros si realmente está consultando sobre tal  o cuál práctica sexual y dar la información que pidan, ni más ni menos. No sirve hablarles de todo en relación a la sexualidad cuando lo que están preguntando es cómo llegó el bebé al útero.

¿ Y vos? ¿Agregarías otros ítems para esta etapa del ciclo vital?

Deja una respuesta