¿Cuál es la mejor forma de abordar ESI en la primera infancia?

¿Cuál es la mejor forma de abordar ESI en la primera infancia?

Si tomamos en cuenta que los primeros 3 años de vida de cualquier persona son los de mayor aprendizaje ¿Cómo no incluir en ese momento la crianza o la enseñanza con mirada en ESI?

Pensemos que en esos primeros momentos la construcción del vínculo con sus cuidadores es fundamental. El lenguaje, la marcha, la alimentación si bien son procesos del desarrollo también dependen de otro, de alguien en quien confíar. Pero ese alguien debe poder estar a disposición, mirar las necesidades, interpretar las señales.

¿Por qué hago esta aclaración? Porque nuestro adultocentrismo, es decir, la mirada que tenemos del mundo desde el parámetro de los adultos, muchas veces nos impide ver a ese niño, niña, niñe en particular. Y esto vale para la familia, para la escuela o incluso, para el consultorio.

¿ Sabías por ejemplo que hasta el siglo XVIII las infancias se vestían como adultos? Y cuenta Francoise Dolto, que unas cintas que solían usar en los vestidos que les ponían se cree que servían como unas riendas para cuando comenzaban a caminar y hasta para dejarlos suspendidos cuando los adultos salían a trabajar. Suena horroroso, y lo es, pero hoy también hay arneses para pasear a los chicos por lugares muy amplios. ¿Y qué nos muestra esto? Que los niños, niñas y niñes eran, y siguen siendo aún hoy, objetos de cuidado, de tutela, pero no son sujetos de derecho.

Por eso el primer punto que debemos tener en cuenta con primera infancia, es que criamos o trabajamos con SUJETOS DE DERECHO. No son adultos en miniatura, no son objetos a manipular, no son personas en construcción…ya SON PERSONAS y como tales tienen derechos. Como dice Elisenda Pascual Martí la crianza respetuosa es la idea radical que las criaturas son personas.

¿Qué implica esto en el día a día?

Por ejemplo, en el cambiado de pañales ya sea en la casa como en el jardín, no manipularles sin hablarles o decirles qué vamos a hacer. Pero no habla!…me podrías decir. No importa que aún no hable. El vínculo con el otro y consigo mismo se construye en ese ida y vuelta de miradas, en el balbuceo que tiene una respuesta, aunque no sea comprendida. Y en esa construcción de sujeto también se delinea un cuerpo, un lenguaje, un gesto.

Y el saberse sujeto les da la capacidad de reconocer lo que es propio y lo que es del otro, y esto en un futuro cercano les da la posibilidad de reconocer que nadie puede tocarles sin su permiso, que pueden decir no sin temor a que les dejen de querer. Algo básico e importantísimo en el abordaje de la prevención del abuso sexual contra las infancias.

¿Y qué más?

Una crianza sin violencias o un espacio escolar sin gritos también forma parte de la ESI. El adultocentrismo, una vez más, hace que la crianza o la educación en las instituciones esté muchas veces plagada de pequeñas ( y a veces no tan pequeñas) violencias ejercidas porque como adultos podemos. Recuerdo una frase de la película Matilda ( no sé si en el libro de Roald Dahl también está así) donde el padre le dice: “ Yo soy grande, tú pequeña, yo estoy bien, tú estás mal, Yo soy listo y tú tonta y no podrás cambiarlo” . Esa frase resume justamente la posición que muchos adultos tienen frente a las infancias, la de quien tiene razón, tiene el poder y nadie puede ponerlo en duda. Link a la escena AQUÍ

Un niño, niña o niñe criado o que se eduque en un ambiente con esas características aprenderá que está bien infringirle dolor al otro, pensará que se merece los castigos que recibe y de a poco se acostumbrará a la violencia.

Por eso, es que antes de pensar en cualquier didáctica de la ESI o en qué recursos o perspectiva tomar, el mejor abordaje es comenzar por replantear nuestro rol, nuestra posición frente a las infancias.

¿ Y vos? ¿ Qué opinás?

Deja una respuesta