Poner en Juego

Esas son gentes drogadas…

3 formas de abordaje de consumos que NO se deben hacer en la escuela

La frase que abre esta entrada de blog es un audio que circula muchísimo en Tik Tok e Instagram y se usa con imágenes de personas que hacen cosas “alocadas” o ridículas. Y no es ingenuo que se use ese audio (aunque quizás las personas que lo utilicen no se den cuenta) porque la realidad es que una de las grandes creencias respecto a los consumos es que genera conductas que rozan la locura… ¿pero es tan así? La realidad es que no hay una única respuesta porque los consumos son tan únicos como cada persona. ¿Por qué? Porque no debemos olvidar que las conductas dependerán de la sustancia, de la persona que consume y del contexto.

Si tomamos en cuenta que el abordaje de los consumos problemáticos de sustancias (que es lo que preocupa, más que el sólo consumo) no es lineal, sino que debe analizarse de manera compleja, no nos será extraño pensar en que no hay respuestas únicas sino situadas.

Pero lo que sí podemos identificar es que NO debería hacer la escuela como institución frente a los consumos. Y por eso te comparto 3 formas de abordaje que habría que evitar si queremos realmente solucionar la situación:

ABORDAJE PERSECUTORIO

Si la escuela piensa que las causas de los consumos problemáticos pasan por la sustancia en sí o por la persona que consume es probable que adopte medidas persecutorias de quien consume, o aliente a delatar a quienes lo hacen. En casos extremos puede que convoque a la policía como forma de imponer supuestamente un límite.

Pero ninguna de estas acciones ni previene ni modifica actitudes, por el contrario, acrecienta el malestar y genera enfrentamiento entre estudiantes y hacia los adultos.

ABORDAJE INTIMIDATORIO

Una de las maneras de prevención e incluso de intervención ha sido durante mucho tiempo generar miedos frente a los consumos de sustancias psicoactivas. ¿Cómo? Hablando de las consecuencias negativas que producen. Y si bien es verdad, la realidad es que hasta el momento esa forma de abordaje no ha rendido frutos. Si así hubiera sido seguramente las advertencias en los paquetes de cigarrillos habrían dado resultado…y sabemos que nadie deja de fumar porque sepa que hace daño.

ABORDAJE PUNITIVO

Esta manera incluye castigos, sanciones y expulsión tanto para quien consume como para quienes distribuyen sustancias. Se considera que la sustancia es dañina en sí misma y quien la consume es un enfermo que hay que tratar. Nuevamente es una manera simplificada de abordar el tema que es sumamente complejo.

¿Y cuál es el abordaje correcto? Creo que la respuesta no es única, sino situacional. Lo que sí es común a cualquier situación es que debemos saber que el problema de los consumos se define en términos de la relación que establece una persona con un determinado objeto/sustancia  en un marco contextual que condiciona esa relación. Es decir no es un solo factor, sino la complejidad de toda la situación. Y de esa manera hay que abordarlo. ¿ Es sencillo? No, realmente no lo es.

¿ Y vos abordás este tema en la escuela?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ARS Peso argentino