4 SUGERENCIAS PARA ACOMPAÑAR LOS CRECIMIENTOS.

4 SUGERENCIAS PARA ACOMPAÑAR LOS CRECIMIENTOS.

Si quizás llegaste aquí y aún no conocés mucho este emprendimiento te voy a contar primero  por qué lo llamé Poner en Juego y desde esta explicación voy a comenzar con la entrada de hoy.

La frase poner en juego es muy usada en ámbitos “psi”, psicólogas y psicopedagogas la solemos utilizar. ¿ Y qué significa? Poner en juego es comprometer, apostar, arriesgar, activar. Y si de ESI hablamos, poner en juego la educación sexual integral es comprometernos con sus ejes, con su aplicación y puesta en marcha, es activarla en aquellos lugares donde quizás no aparece y fundamentalmente en  aquellos donde sí.

Y para mí, también significa acompañar….me gusta mucho ese término. Y si nos vamos a la etimología de la palabra acompañar, nos vamos a encontrar que significa compartir el pan, es decir de alguna manera compartir algo tan básico y a la vez vital como es el pan.

¿Cómo entonces no vamos a compartir/ acompañar los procesos de crecimiento de nuestros hijes o nuestros estudiantes?

Pero no es sencillo hacerlo, implica justamente salirnos de nosotros mismos para poder escuchar, mirar y estar disponibles sin juzgar ni limitar…complejo, no?

Pero la idea de esta entrada de blog  es acercarte algunas sugerencias ( y siempre me vas a escuchar que propongo sugerencias, no consejos ni recetas) para acompañar estos crecimientos

Tiene que ver con una de las puertas de entrada de la ESI: la reflexión sobre nosotros mismos. ¿Y cómo hacemos eso? Tratando de no repetir la historia. Mirando qué nos pasó y que no nos sirvió que hicieran con nosotros cuando éramos adolescentes. Y por supuesto, si hay algo en nuestra propia historia que es muy pesado para trabajarlo solos, será cuestión de pedir ayuda profesional.

Es estar disponibles. ¿Qué significa? Significa que quizás no hablen cuando nosotros queremos, pero podemos decirles que si nos necesitan allí estaremos. Y cuando efectivamente precisen hablar, estar. Dejar lo que estemos haciendo: dejar el celular  o la comida que estamos preparando y darles un lugar de prioridad.  Escucharles de una manera auténtica y sin juzgar. Te recomiendo a Yordi Rosado, un speaker mexicano que con mucho humor retrata una situación de escucha que al menos a mí me parece muy interesante. Te dejo el link aquí   ( te recomiendo en especial desde el minuto 40.20)

Estar aunque con algunas cosas no estemos de acuerdo. No hablo en este caso de situaciones vitales, me refiero a no tratar de hacerlos a nuestra semejanza o intentar que hagan lo que nosotros consideramos correcto. Te doy un ejemplo: hace unos meses mi hijo tuvo su primer cumpleaños de quince y yo quería que se comprara una camisa colorida o al menos con detalles, pero él eligió una camisa azul oscura y un pantalón negro…y lo respeté y acompañé su decisión, la que lo hacía sentir seguro y la que a él ( y no a mí ) le gustaba.


Pedir ayuda profesional si algunas situaciones con nuestros hijes o estudiantes nos supera. Siempre que sintamos que nos enfrentamos a episodios o conductas que nos superen no tratemos de ser todopoderosos. Quizás sea momento de pedir ayuda. Si la idea es que ese hije o ese estudiante mejore o se ponga a salvo, si hablamos de una situación riesgosa que no podemos manejar ¿qué importa quién lo resuelva mientras se resuelva?

¿ Y vos cómo acompañas a tus hijes o a tus estudiantes en su crecimiento?

Deja una respuesta