3 claves para trabajar en prevención del ASI en tu espacio de trabajo

3 claves para trabajar en prevención del ASI en tu espacio de trabajo

Estoy segura que hablar de abuso sexual contra  la infancia no es nada sencillo. No es un tema que puedas abrir así directamente, porque nunca sabés qué historias hay detrás de cada niño, niña, niñe o adolescente con el que trabajes. No es de los temas que podés abordar de manera puntual y con materiales que interroguen o que interpelen de forma evidente a tus alumnes.

Es un tema que encierra tabúes, que en general se ha ocultado por un largo tiempo y fundamentalmente porque el mayor porcentaje de abusos se da en el seno de la propia familia de la víctima.

Y porque socialmente queda mucho camino por recorrer para ser conscientes que el no consentimiento, el acoso, el abuso y la violación son actos de violencia, así sin muchas vueltas.

¿Y entonces qué hacer? Se pueden hacer muchas intervenciones, en el día a día para ayudar a prevenir el ASI. No  vamos seguramente a poder evitar todas las situaciones ( aunque a veces esto nos desespere!) que padecen los niños y niñas a nuestro alrededor, pero si les damos herramientas, los habituamos a que ciertas prácticas no se naturalicen y básicamente los escuchamos…ahí, aunque no lo creas ya hiciste un montón!

El secreto, el silencio y la culpa son ítems que es importante trabajar con niñes y adolescentes para prevenir el ASI.

Entonces ¿Cómo dar herramientas para que niños y adolescentes sepan qué hacer frente al abuso?

1.Trabajar los grandes ejes de la ESI

Hablar de cualquiera de los temas relacionados con ESI genera ya de por sí un terreno fértil para que la sexualidad se haga natural y no sea “aquello de lo que no se habla”. Si los chicos y chicas se acostumbran a preguntar, a hablar de lo que les pasa, y tienen a un adulto que puede escucharlos sin juzgarlos, seguramente cuando precisen a alguien en quien confiar serás vos.

Puede que estés trabajando sobre los órganos sexuales o los cambios en la pubertad y te parezca que esto no ayuda en nada a hablar de ASI, pero no es así.

Cualquiera de los temas sirve como facilitador de cualquiera de los otros. ¿No te pasó nunca que estás hablando en sociales de algún otro tema y de pronto alguien hace alguna asociación y terminás hablando de otro tema? En ESI es lo mismo, no es necesario que hables del abuso para que el tema salga.

2.Diferenciar secretos

Muchas veces desde la escuela, ante algún evento que necesitamos que no se sepa de antemano porque es una sorpresa les pedimos a los chicos y chicas que “no lo cuenten en casa porque es un secreto”. Y en otros momentos puede que tengamos que intervenir en alguna pelea porque alguien contó el secreto que su amigo le había compartido.

En ambas situaciones los secretos son de los que se pueden y deben guardar y es una buena oportunidad para trabajar las diferencias de los tipos de secretos que pueden colaborar en el trabajo con el ASI.

En el primer caso es un secreto momentáneo, por un tiempo corto y para que genere sorpresa cuando sea develado. Si bien se da entre adulto y niñes (porque es la maestra o alguien mayor quien lo solicita) es bueno hacer la diferencia y explicarles que si bien es un secreto y es importante que lo guarden, es sólo por esta vez y para esta ocasión. Y se puede agregar que no es bueno que un adulto pida que guarden otro tipo de secretos, aquellos que pueden generar vergüenza o que tengan que ver con situaciones que incomoden.

En el segundo caso que es un secreto entre pares, sí es importante que sean capaces de no contarlos porque es parte de la construcción de confianza entre amigos. Igualmente vale aclarar que si es un secreto de algo malo o de algo que molesta es importante confiar en un adulto, y que eso no “es buchonear” sino en todo caso pedir ayuda.

3.Cuidado del propio cuerpo

Muchas veces las madres insisten en que los chicos y chicas den besos o abrazos como forma de mostrar cariño y fundamentalmente que son educados, pero no es una buena práctica obligarlos a hacerlo. ¿Recuerdan la viñeta de Mafalda donde su hermanito Guille besa a una señora en la calle porque su mamá se lo dice?

Historieta Mafalda- Quino

En esa imagen él manifiesta desagrado en hacerlo y sin embargo, su mamá “por educación” lo obliga a hacer algo que no le gusta. De esta manera, sin querer, estamos promoviendo que los chicos y chicas no respeten su propio deseo, ¿y cómo van a saber cuándo respetar o no sus ganas si no les enseñamos desde muy pequeños? Respetar y escuchar el propio cuerpo es un aprendizaje y es importante que lo pongan en práctica en cada pequeña situación.

Otra situación muy habitual es cambiarlos, tocarlos sin pedirles permiso, sin preguntar. Durante mucho tiempo los niños, niñas y adolescentes no fueron considerados sujetos de derecho, y aún hoy con la Convención de los derechos del niño con nivel constitucional, se les sigue faltando el respeto. Los adultos muchas veces no nos tomamos el tiempo de consultarles, de enseñarles a decir qué sienten, qué piensan. Y eso incluye el manipularlos como si fueran muñecos. Pedir permiso, avisar que se les va a hacer tal o cual cosa, los ayuda a construir la idea que su cuerpo no puede tocarse sin consentimiento.Saber qué partes de su cuerpo no pueden ser tocadas sin su permiso (aquellas que cubren la malla o traje de baño) es también fundamental.

Estas tres claves son apenas eso, un inicio para que seamos conscientes que el trabajo en ASI es fundamental y se debe iniciar desde el jardín de infantes como un proceso de aprendizaje más.

Si te interesa una guía de recursos para trabajar ASI podés escribirme a ponerenjuego@yahoo.com.ar y te la envío!

Deja una respuesta